viernes, 5 de octubre de 2007

Entre el correo y el mail

¿Cuánto hace que no le pides a alguien que te de su dirección postal para escribirle una carta personal? ¿Cuánto hace que no te lo piden a ti?


Hace mucho tiempo era lo normal o por lo menos yo era lo que hacía. Siempre me gustó escribir cartas. Bueno, más que escribirlas, recibirlas pero para recibirlas hay que escribirlas y contestarlas.

Ahora ya no lo hacemos. Ahora preguntamos:

¿Tienes mail?


Desde hace años ya no escribo cartas, en todo caso correos electrónicos. Es verdad que es mucho más cómodo y rápido pero el correo ordinario tiene algo especial. Quizás me parezca especial por todo lo que implica:


Que alguien invierta su tiempo en escribir la carta
y luego ponerle el sello y llevarla hasta el buzón
más cercano para que te llegue directamente a casa.

Parece ser que ya no disponemos de tiempo pero bueno siempre hubo gente que no lo de las cartas... nada.

La mayoría de la gente utiliza el
correo electrónico para hacer reenvíos de chistes, de fotos, de videos... de nada importante.

Yo, por suerte, todavía me mantengo en eso de escribir correos electrónicos de tipo personal.... y también tengo la suerte de recibirlos. Lo que no me gusta tanto es recibir indiscriminadamente correos de chistes, juegos... de los cuales solo unos pocos son realmente divertidos. ¡Eso si que nos hace perder el tiempo! ¿Cómo es posible que se saque tiempo para eso y no para estar en contacto con alguien?

P
ude leer que el correo ordinario sigue vivo gracias a las facturas que recibimos mensualmente. ¡Qué triste! Aunque durante las Navidades aumenta considerablemente. Debe ser cuando te llega la escueta felicitación anual completamente impersonal de alguien con el/la que una vez, hace mucho, hablabas de tantas cosas.

8 comentarios:

turnpike dijo...

Me siento ofendido, ja, ja, ja. ¡Yo si que escribo cartas, mando postales y escribo felicitaciones en los cumpleaños! Me gusta ser detallista :-P, con la ilusión que hace.

Pero luego llega un sms al móvil diciéndote: "¡¡Muchisimas gracias!!.....", y la tecnología te vuelve a matar.

Todavía el lunes eché 3 cartas, la verdad que da un poco de "pereza", pero luego es todo un no parar.

¡La verdad que recibir cartas me encanta! Paso de leer emails cadena y cosas por el estilo... una pérdida de tiempo... Lo borro todo directamente.

¡¡Harto estoy de los emails diciéndome que tengo que tomar Viagra!!

mon dijo...

Cuando estoy en mi puesto de trabajo y viene la cartera y me da cartas aunque solo sean para pedir información o comunicarnos algo, siento un cosquilleo y me recuerda aquellos tiempos en los cuales yo vivia en oviedo y la única forma de comunicarme con mis amigos era via carta postal,jajajaja, todavía guardo esas cartas con mucho cariño la verdad. Ahora solo escribo en Navidad y en algún cumpleaños como tradición y no a todo el mundo, sino me arruinaría solo a aquellos que añoramos ese mundillo comunicativo de Correos, además de su puntualidad en algunos casos jajajaja

Troya dijo...

Tienes toooda la razón, menuda enfermedad tecnológica que nos acusa en estos tiempos. Yo ya no escribo cartas porque me contestan por e-mail y lo odio. Las hecho de menos.

Manderly dijo...

Turnpike, pues te pido disculpas (je,je). Yo también mando alguna felicitación de cumpleaños o postal, a parte de las de Navidad, pero de otro tipo ya nada.

Y es que lo de los sms todavía es peor que con los mail ya que son menos palabras y encima ahorramos en letras... ¡con el trabajo que nos costó aprenderlas en el cole!!

Yo siempre compraba paquetes de sobres o sellos para tenerlos en casa, a mano, porque es lo que más pereza de daba ir a comprar.

También yo estoy harta de lo de la viagra!!! grgrgrgrgrgr....

Ja, ja, ja...


Mon, si yo también escribía mucho. Por el invierno con mis primas y con el verano con las amigas... y es que de aquella no había móviles!!

Sí, es verdad que con internet ahorramos en sellos y sobres, pero también pagamos la conexión... aunque también nos sirve para más cosas... como hacer blogs, etc...

Troya, recibir un correo electrónico también hace ilusión pero esperar a que llegara el cartero tenía su no-sé-qué... Es las películas antiguas me gusta mucho la ilusión con el/la que espera carta... mejor si es con buenas noticias, claro.

Gracias por vuestros puntos de vista.

Tawaki dijo...

En mi caso el correo convencional ha quedado relegado a la Navidad, por eso de que es algo más personal, pero a lo largo del año sí que intercambio emails con los amigos. Y no se trata sólo de enviar chistes. Hay que cuidar de los amigos.

Manderly dijo...

Tawaki, si yo también lo hago. Me escribo correos electrónico personales casi a diario incluso con la gente a la que veo/hablo cada pocos días. En Navidad mando las típicas postales de felicitación de siempre.

Es lo que yo digo: a la gente que quieres hay que cuidarla a dirario no solo en ocasiones especiales.

M. Imbelecio Delatorre dijo...

apenas recibo ni envío correos (ni físicos ni digitales). huraño que es uno... :/

lo que sí que no soporto son esos chistes, mensajitos encadenados, etcétera, (que encima suelen ser chistes viejíiiisimos y de pésimo gusto) a los que haces referencia en la columna.

:) una sonri.

Manderly dijo...

Imbelecio, bueno... sé que de vez en cuándo algún correo personal te llega, ¿eh? ;-P Aunque sea de cuando en cuando...
;-P