sábado, 11 de octubre de 2008

Maratón de cine

Un canadiense, Suresh Joachim y una alemana, Claudia Wavra, han batido el récord Guinness al ver 57 películas en 123 horas y 10 minutos, sin dormir, en una casa de plexiglás instalada en Times Square, en pleno corazón de Nueva York.

Ocho personas comenzaron esta maratón de cine el pasado 2 de octubre, pero después de 72 horas seis personas habían abandonado y solo dos llegaron las 123 horas y 10 minutos –más de cinco días- seguidas de cine. El record anterior estaba en 120 horas y 23 minutos.

Las reglas de esta maratón decían que los participantes tenían que ver cada película hasta que terminaban completamente los créditos sin quitar los ojos de la pantalla, aunque se les permitía entre filme y filme descansar diez minutos

Cine de todo tipo. Comenzaron con Iron Man pasando por El caso Bourne, Carros de fuego, Kill Bill Vol.2, El paciente inglés y El club de los chalados, etc… para terminar con Thelma & Louise. La propia Susan Sarandon se acercó al lugar para animar y felicitar a los ganadores.

Doy por hecho que los participantes ya habían visto anteriormente estas películas varias veces pero desde mi punto de vista, sí, han visto un montón de películas pero… ¿han podido disfrutarlas?

No lo creo. Yo seguiré viéndolas a mi ritmo.

5 comentarios:

Mina dijo...

Estoy contigo: la cantidad no asegura la calidad. Prefiero ver una o dos películas tranquilamente y sin agobios a tragarme 57 seguidas. Creo que no volvería al cine nunca más. Por cierto, nos vamos ahora al festival de cine de Sitges, a ver si no nos defrauda Let the right one in.
Saludos.

Cabiria Fernandez dijo...

Aunque compartimos la opinión de mina de que la calidad es mejor que la cantidad, nos parece divertida esta propuesta, que sin duda va para cinéfilos, me encanta lo de no separar los ojos de la pantalla ni en los títulos de crédito, a veces, esta es la mejor parte de algunas películas, aunque suene un poco pedante, si tuviera tiempo, me apuntaría, eso sí con una condición yo elegiría las pelis.

Lluviané dijo...

Creo que esta maratón de cine me parece una experiencia agotadora, quizá no se puedan ni disfrutar las películas, puede sólo prime la “competencia” el hecho de ganarlo.

Estoy con Mina, es preferible la calidad a la cantidad, aunque a veces erramos en la elección de alguna película, bien porque el director nos gusta o los actores nos parecen excelentes, mi último ejemplo de mala elección, Vicky Cristina Barcelona.

Esta semana vi, Cuatro vidas, que tal como dices me recordó mucho a Crash, me pareció interesante, aunque me gustó más esta última.

Y es así, la vida, nuestra vida, quizás la de todos, están trabadas por una serie de causalidades y casualidades que nos hacen derivar hacia caminos impensados.

lola dijo...

Creo que no aguantaría tantas películas juntas, además no creo que se disfrute. Es como comer chocolate, no es lo mismo saborearlo que tragártelo todo de una vez.

rafaelpavonreina dijo...

Hay gente para todo... Felicidades por tu blog. Te he enlazado en mi blog de cine. Un saludo.