miércoles, 13 de abril de 2011

« 12 hombres sin piedad »

12 Angry Men
1957

Director Sidney Lumet

Guión Reginald Rose (Teatro: Reginald Rose)

Música Kenyon Hopkins

Fotografía Boris Kaufman

Reparto Henry Fonda, Lee J. Cobb, E.G. Marshall, Jack Warden, Ed Begley, Martin Balsam, John Fiedler, Robert Webber

Duración 95 minutos


Tras escuchar todos los testimonios y valorar las pruebas presentadas, un jurado popular compuesto por doce hombres tiene que decidir, por unanimidad, si absuelve o condena a muerte a un joven acusado de haber matado a su padre. Al principio, once están completamente convencidos de su culpabilidad y se inclinan por la condena, pero el que discrepa empieza a plantear dudas razonables que, poco a poco, van resquebrajando la inicial seguridad de los demás.



Intensa película de ambiente claustrofóbico sobre las deliveraciones de un jurado, que se convirtió en el primer gran éxito del desaparecido Sydney Lumet.

Entiendo esta película como una gran crítica hacia el egoísmo de las personas, en este caso representado por los miembros de un jurado. Personas con sus prejuicios, sus virtudes, sus problemas y sus defectos en cuyas manos y, a su pesar, se pone la vida de otro hombre.



Una de las cosas que más me llama la atención del guión es que como espectadores, se nos oculta el juicio. Sólo sabemos que se trata de un asesinato, pero no se nos muestran los hechos. Estos hechos irán saliendo poco a poco en la habitación donde el jurado debe llegar a un veredicto unánime: culpable o inocente.

La habitación donde se reúnen nos transmite una sensación de ambiente teatral, ya que básicamente toda la acción tiene lugar en ella. A esto se le suma el calor sofocante de un día caluroso que debe de soportar el jurado, lo que produce cierto malestar general. Al principio, la cámara nos nuestra planos amplios pero, poco a poco, se van acortando hasta abundar los primeros planos, aumentando así esa claustrofobia que nosotros mismos empezamos a percibir.

En un principio todos tienen claro que el acusado es culpable. Sólo Henry Fonda, cuyo personaje le viene como un guante -se trata de un hombre recto, inteligente, paciente y reflexivo- se decanta por lo contrario, pero no porque lo tenga claro sino porque es el único que cree que los hechos no están tan claros como parecen y sobre todo, que el acusado merece que ellos deliberen durante al menos un rato. Se gana así, la enemistad de muchos de sus compañeros que quieren zanjar el tema rápidamente y seguir con sus vidas.

No quiero desvelar ninguna característica personal del resto de los personajes porque todo es importante para la trama, pero están presentes difererentes personalidades claramente identificables. Poco a poco vamos conociéndolos y descubriendo también cómo fueron los hechos que deben de juzgar. Cada hecho y cada prueba es debatida y cuestionada hasta llegar a un consenso y un veredicto final.


Es una obra maestra, tanto por su dirección como por el genial trabajo de todos y cada uno de sus actores (quiero destacar también a Lee J. Cobb.), por su fotografía y banda sonora y por un espléndido guión basado en la obra teatral de Reginald Rose.



Filmografía destacada de Sydney Lumet:

-  Doce hombres sin piedad (1957)
-  Serpico (1973)
-  Asesinato en el Orient Express (1974)
-  Tarde de perros (1975)
-  Network (Un mundo implacable) (1976)
-  Veredicto final (1982)
-  Un lugar en ninguna parte (1988)
-  La noche cae sobre Manhattan (1996)
-  Antes que el diablo sepas que has muerto (2007)

18 comentarios:

Saraiba dijo...

Aún no la he visto a pesar de tenerla en mi filmoteca. Me ha gustado mucho tu crítica.

PULGACROFT dijo...

PELICULON!!!!! otra de mis favoritas entre las favoritas, no sé las veces que la vi...
La película es recomendadísima tanto por su argumento como por el trabajo de los actores, Henry Fonda magnífico!
Sí la película es claustrofóbica in crescendo, a medida que las pruebas no van siendo tan irrefutables como parecía al principio aumenta el calor y la tensión en la habitación porque recordemos que toda la película transcurre entre 4 paredes.
No se puede decir mucho más para no fastidiar a quien no la hayan visto, sólo decir que sí que es una obra maestra ( y sí, también sin efectos especiales, sin ruidos atronadores, sin explosiones, sin apenas atrezzo...a pelo)y que es totalmente imprescindible para todo el que le guste el buen cine.

Decir tambien que aquí en España en el 73 se hizo una versión en teatro en aquel querido Estudio 1 del que vi alguna obra que apenas recuerdo por ser muy pequeña, con actores de la talla de José Bódalo, Luis Prendes, Manuel Alexandre, Ismael Merlo, Jesús Puente, Pedro Osinaga, Antonio Casal, Fernando Delgado, Sancho Gracia, Carlos Lemos, Rafael Alonso y Jose María Rodero en el papel que interpreta Henry Fonda.

Por cierto 12 hombres y ninguna mujer...ummmmm

Dickson dijo...

Lee J. Cobb es uno de mis secundarios favoritos y aquí está especialmente bien. Doy por sentado que Henry Fonda, un profesional medido como la copa de un pino, está fuera de toda duda que borda el papel.
Esta es una de las pocas peliculas que me gusta volver a ver de vez en cuando y una de las razones por las que me daría pánico ser juzgado por un jurado popular.
Saludos y felicidades por el post.

Jota Pueblo dijo...

Lumet era un director enorme. Hablando de "12 hombres sin piedad", la versión que se hizo para Estudio 1 de TVE era realmente digna, con grandes intérpretes españoles y una sólida factura.
En cuanto a la filmografia de Lumet,hay una película menos conocida que recomiendo a quien le interese. Pertenece a su "trilogía policial" y se titula "El príncipe de la ciudad". Muy buena. Me encanta tu blog. Saludos

PULGACROFT dijo...

Jota Pueblo, apunto la peli que dices que, yo por lo menos, no la conozco.

lola dijo...

Me encanta esta película, pero antes de verla ya conocía la obra, en Cuba también hacían teatro televisado. Henry Fonda es uno de mis actores preferidos y está estupendo aquí.
Saludos, y gracias por tus comentarios.

Manderly dijo...

Saraiba,
pues creo que debería estar en la lista de cine para principiantes. Espero que la veas pronto. Me gustaría saber qué te parece.


Pulgacroft,
estoy contigo. No hacen falta efectos especiales para llegar a tener un peliculón en toda regla.
No recuerdo haber visto la versión de Estudio 1, pero para ‘actorazos’!!! Sin embargo sí que tuve la oportunidad de verla en teatro hace unos años y también merece la pena perla tan ‘en vivo’.
Bueno… sin mujeres, pero hace más de 50 años… ¿qué quieres? Suerte que hay cosas en las que vamos evolucionando.


Dickson,
gran actor Lee J. Cobb, con un físico muy característico. Está muy bien en la genial La ley del silencio. Un gran secundario!
Es cierto, aunque conozca el desenlace de esta película te sigue gustando volver a verla una y otra vez!


Jota Pueblo,
No he tenido la oportunidad de ver la versión de Estudio 1, pero no me sorprenden tus palabras sobre ella debido a ese reparto (y el guión, por supuesto).
Me apunto El príncipe de la ciudad. Realmente no he visto demasiadas de las películas de Lumet.


Lola,
a mi también me gusta mucho Henry Fonda y creo que este es uno de sus mejores trabajos.


Saludos a todos!

Rodrigo Moral dijo...

Mencionás dos conceptos totalmente destacables. Claustrofóbica, al punto de que me ponía nervioso y me daba calor en pleno Agosto. Y "egoísmo", que es lo que realmente logra darle forma a un argumento perfecto.
Probablemente la mejor película que haya hecho este director, que desafortunadamente se nos ha marchado.

¡Saludos!

Manderly dijo...

Rodrigo Moral,
es que creo que el egoísmo y la indiferencia están presentes en varios personajes. El egoísmo creo que queda muy claro con el tema de las entradas de futbol que se mencionan varias veces.
El calor es un factor importante porque ciertamente proporciona claustrofobia (al igual que la habitación) y esto hace que las personas estemos irritables.
Pienso que el guión es muy 'redondo'.

Saludos!

LU dijo...

La vi hace tantos años… ¿Por qué tendré tan mala memoria? La recuerdo por las imágenes. La veré de nuevo.

Biquiños

Manderly dijo...

LU,
no te preocupes, a mi también me pasa... a veces sólo recordamos alguna escena suelta... ¡Son tantas películas a tener en mente!!
Besinos

Emilio J. Pazos Brenlla dijo...

Hola, buen post, es una de mis pelis preferidas, le dediqué una entrada no hace mucho, casi premonitoria, y la semana pasada nos dejó Lumet, descanse en paz. Un saludo.

Manderly dijo...

Emilio,
muchas gracias.
A veces ocurren esas casualidades..
Un saludo.

White Gold dijo...

Gran película, con un guión intenso y que atrapa desde el minuto 1, sustentado por una gran dirección y unas grandes interpretaciones, pues de otro modo, creo, que hubiese resultado muy aburrida. Magnífico también el análisis que hace del funcionamiento del grupo.

Manderly dijo...

White Gold,
al tratarse de un espacio cerrado creo que tiene que ser muy difícil captar la atención del espectador si el guión es mediocre. Tratándose de este gran guión, no nos damos cuenta de que prácticamente no hay decorados.
Saludos!

David dijo...

Me encanta esta película, las interpretaciones, el pulso narrativo, esa puesta en escena tan teatral y la crítica subyacente al egoismo y la arbitrariedad del ser humano.
Fonda lo borda, un papel perfecto para el gran Henry, tranquilo, justo, cabal y de una elocuencia implacable.
Los otros 11 hombres también dan la talla desde Cobb, que compone a un personaje duro e iracundo, y que arrastra un problema personal que le comportarse como un perfecto animal. Hasta los otros ahora mismo recuerdo al relojero, al viejecillo y al pasota que quiere acabar pronto para ver el beisbol... todos geniales.

Por último hablaré un poco de Lumet un gran director, un eficaz artesano salido de la televisión que supo mantener una carrera larga y digna llena de películas notables.
Me uno a la reivindicación de "El príncipe de la ciudad" así como de "Punto límite" "El prestamista", "The hill", "Serpico", "Tarde de perros", "Network", "Equus", "Trampa mortal" y "Veredicto final".

Un saludo y felicidades por la entrada.

Lala dijo...

Gran película, hace poquito comente en el blog la desaparición de Lumet, Gran director.

Muy buen post, es una pelicula que atrapa el calor, atrapa las cuatro paredes y cuando la veo parece, si que siento que hay una mujer entre los 12 hombres, y esa es, yo misma. Te hace sentirte parte del jurado y pensar a la vez que ellos, no solo te limitas a verla, participas de la conversación y hasta sientes ese mismo calor, calor parecido al de la película "matar a un ruiseñor".

Besotes

Manderly dijo...

David,
muchas gracias.
En la película cada personaje tiene una característica especial que es por lo que actúa y opina como se nos muestra. Creo que todos se complementan en cierta manera ya que muchos de ellos aportan sus propias vivencias o característica para solucionar en problema que se les plantea.
Tengo bastantes películas de Lumet sin ver... todavía.


Lala,
gracias.
Me gusta mucho y me pasa como a ti: también me siento parte de ese jurado ya que también me planteo mis dudas y preguntas sobre lo que ellos nos van descubriendo.


Saludos!!!