martes, 5 de abril de 2011

« Yo confieso »

I Confess
1953
Director Alfred Hitchcock
Reparto Montgomery Clift, Anne Baxter, Karl Malden, Brian Aherne, O.E. Hasse, Dolly Haas, Roger Dann, Charles André, Judson Pratt
95 minutos

Un sacerdote escucha la confesión de un criminal. Cuando las circunstancias implican al cura, y las sospechas de la policía recaen sobre él, entonces tendrá que afrontar una espinosa situación: no puede contar lo que sabe; tiene, pues, que encubrir al culpable porque está obligado a respetar el secreto de confesión.

Dicen que a la mayoría de los asesinos les gusta – o les gustaría - vanagloriarse de su crimen y que a otros les gustaría poder contarlo para desahogar. Esto es algo que no pueden hacer con cualquiera por miedo a ser descubiertos, es evidente, pero ¿y si se lo cuentan a alguien que no pueda hablar de ello por motivos morales?

Una vez más Hitchcock, nos muestra el sentimiento de culpa, la necesidad de confesar esa culpa y la figura de un falso culpable. El asesino revela su crimen al sacerdote y a su esposa, convirtiéndolos en cómplices. Pero esta vez, Hitch va más allá.

 

Decide ambientar la acción en Quebec, una ciudad con abundancia de símbolos religiosos. Durante toda la película vemos iglesias, crucifijos y sacerdotes por todas partes. El padre Logan, interpretado por el eternamente atormentado Montgomery Clift, no puede desvelar el secreto de confesión del asesino y ve, impotente, como todas las sospechas caen sobre él. Su única esperanza es que el propio asesino confiese su culpa.


La religión y todos dogmas y valores, contrastan con otros temas explícitos en la película: la pasión reprimida, el sexo y el matrimonio, temas también constantes en Hitchcock.



Con estas bases, el maestro del suspense logra mantenernos atados a la historia del principio al fin, manteniendo la tensión y la sorpresa a buen ritmo.


Gran trabajo para los secundarios. Anne Baxter, cuya primera aparición nos lleva a hacernos muchas preguntas sobre su relación con el padre Logan. Y Karl Malden, el avispado policía encargado del caso.

Importante también la estupenda fotografía llena de luces y sombras y la partitura compuesta por Dimitri Tiomkin, que trabajaría varias veces con Hitchcock (Crimen perfecto, Extraños en un tren, Sólo ante el peligro, El álamo, Gigante...).


14 comentarios:

Dickson dijo...

Casualmente hace unos días que volví a verla, así que aún tengo fresco el recuerdo que es el mismo de siempre: ¿Qué tendrá Montgomery Clift, que siempre se queda a medias? Por lo demás, una película que es interesante ver, pero que no es comparable a otros títulos de Hitchcock. Saludos.

Manderly dijo...

Dickson,
es cierto que parece una obra menor pero cuanto más la veo, más buena me parece!
Pienso que a Monty le va muy bien este papel por la parsimonia tan característica en él.
Estoy repasando algunas de las películas del maestro porque las están pasando en la filmoteca, así que aprovecho la ocasión para volver a disfrutarlas!
Saludos!

Bruja Truca dijo...

No la he visto. Ultimamente tengo abandonadísimo a Hitchcock. Hace mil que no veo una pelicula suya. Y eso que en mi habitación tengo varias que aún no he visto.
Un saludo, Mandy (con tu permiso)

David dijo...

Coincido en calificarla como una obra menor del maestro, pero cualquier obra menor del maestro es una gran película.

Destacaría dos cosas de esta cinta: La primera versa sobre lo bien que le va a Monty el papel que le asigna el maestro.
Nadie como él para interpretar a ese hombre atormentado, divido por una cuestión moral y angustiado por ello.
Bien por Monty que clava al personaje del sacerdote.

La segunda es la utilización de estilizados recursos expresionistas para potenciar la sensación de desasosiego y tensión en el espectador.
La fotografía B&N, el uso de las sombras, la planificación de angulo bajo, las estancias angostas, claustrofóbicas (geniales las secuencias de confesionario).
Todo ello potencia ese "suspense" marca de la casa, que Hitch se dedica a crear con la trama y con la sobredosis de iconografía religiosa.

Un saludo, felicidades por la entrada y gracias por tu gran participación en el cine fórum sobre "Eva al desnudo".

lola santana dijo...

Hola Manderly,
¡Me encanta esta película! la primera vez que la vi, en versión original subtitulada, quedé prendada de Monty. Esos ojos, siempre tan tristes.
Besitos,

Manderly dijo...

Bruja Truca,
pues aquí las estoy disfrutando estos días en pantalla grande y es una gozada!!
Como no están tan lejos... te puedes pasar a ver alguna peli y luego nos vamos de sidras.
(Tienes mi permiso, por ser tú).

David,
como bien dices, los contrapicados son abundantes incluso en primeros planos. Es así cómo vemos los techos de las habitaciones provocando una sensación de encerrona!!

Gracias y estoy disfrutando mucho desnudando a Eva en tu maravilloso cine fórum!! Genial!!

Lola,
Monty está verdaderamente guapísimo!! Aunque el alzacuellos frena... la verdad es que está muy guapo!

Saludos!!

LU dijo...

Tendría que volver a verla porque hace demasiado tiempo y casi no recuerdo nada. Sé que me gustaba mucho. Hitchcock es grande y, estoy con David, por muy menor que sea algo de su obra, sigue siendo espléndida.

Saraiba dijo...

Vaya!! Otra que se me ha escapado, tengo tantas por ver. Gracias a blog como el tuyo voy recordando las trasadas y cada día hago mis deberes ^^

Por cierto, sobre el comentario de mi blog, yo soy gallega. Finisterre es precioso. Tanto A Costa da Morte como las Rias Baixas son increíbles. Si necesitas consejo sobre tu viaje, estaré encantada de ayudar ;)

un besote

PULGACROFT dijo...

Sublime!!! le acabo de poner un 9 en el Filmaffinity que la tenía sin votar...
Una de mis pelis preferidas...ufff tendría que hacer una lista de preferidas, preferidas dentro de las preferidas... en fin...
Sí Monty tiene ese perfil de buenón asustadizo que le va tan bien a este papel, sufrimos con él hasta el final...¿QUIEN NO SE CONFESARÍA CON ALGUIEN ASÍ?? jajaja...

Manderly dijo...

LU,
cierto. Cada película de Hitchcock tiene 'algo' que hace que merezca la pena verlas.

Saraiba,
es que hay tantas películas buenas....
Muchas gracias, pero siendo asturiana y teniendo Galicia tan cerca ya la he disfrutado muuuuchas veces!! Tanto el interior como la costa!! Y sin duda que volveré!! Boa terra!!

Pulgacroft,
sería muy complicaddo hacer una lista de preferidas dentro de las ya preferidas!! Qué dilema!! Casi imposible!!

Saludos!!!

Ibán dijo...

Impresionante Clift para un notabilísimo Hitchcock

Manderly dijo...

Ibán,
muy bien expresadoen pocas palabras!!

Saludos!

Cristina dijo...

Es cierto que es una obra secundaria en la filmografía de Hitchcock, pero merecen ser destacados varios puntos. Por un lado el juego de sombras y luces, esos claro-oscuros que permiten crear un ambiente opresivo y de tensión mantenida.El maestro utiliza con excelencia el recurso del cine negro de enfocar desde abajo para crear un ambiente claustrofóbico. Y Por otro el papel de Monty. Su interpretación del sacerdote atormentado entre la verdad y su deber de ocultarla es tan creíble que parece estar hecho para él. Probablemente no se alejaba mucho de su propia vida.
Un saludo

Manderly dijo...

Cristina,
creo que el que la película sea en blanco y negro influye positivamente en el argumento. Si hubiera sido en color... habría sido completamente diferente.
Sí, Monty siempre dio la impresión de persona atormentada. Y muchos de sus personajes también lo son.

Un saludo!