miércoles, 5 de septiembre de 2007

«Érase una vez... un cuento al revés»


Happily n'ever after

2007
85 min
Animación

En el País de los Cuentos de Hadas, todo está en orden: Cenicienta se prepara para el baile, Rapunzel ha dejado caer su larga trenza por la ventana, la Bella Durmiente está a punto de recibir un mágico beso... Pero el mago que mantiene el eterno equilibrio entre el Bien y el Mal, se ha tomado unas vacaciones, y los villanos de los cuentos, liderados por la malvada madrastra de Cenicienta, aprovechan la situación: no están dispuestos a que los buenos sean felices y coman perdices tan alegremente.

Original.. pero sencilla. Y original, hasta cierto punto, porque al final se cumple eso de final feliz, claro, ¿qué quieres? Se trata de un cuento.

Los dibujos son claros y divertidos, sin llegar a ser una animación como la de los grandes estudios. Es más sencilla, pero consigue entretener que es lo que pretende.

Como todos conocemos los Cuentos de Hadas, es gracioso ver como esta vez los malos parece que se van a salir con la suya o por lo menos durante la mayor parte del tiempo. Pienso que hubiera sido original que no tuvieran ese final de 'fueron felices y comieron perdices'... claro que esto quizás no sería demasiado bueno para los más pequeños.

Yo pasé un buen rato sin más.

Especialmente con Rumpelstiltskin que aquí lo conocemos como el Enano Saltarín... o así me lo contaba y cantaba mi abuela. ¿Por qué iba a querer alguien robar un bebé para estar cambiando los pañales, oyendo llorar, dando el chupo...? Ja, ja, ja... ¡Tan bien me lo contaba que nunca se me había ocurrido pensar en eso!

Y aunque en esta película no lo cantan, a mi se me apetece cantar:


¡Mañana tendré yo al fin,
un príncipe que me sirva,
desde el punto hasta el confín,
nadie sabrá que me llamo
el Enano Saltarín!

3 comentarios:

Tawaki dijo...

Recuerdo que a mí me contaban cuentos al revés como cuando la cabra se comía a los lobitos y que me hacía mucha gracia. Aún hoy me gusta ver las cosas desde el otro lado.

En cuanto a los finales, estoy de acuerdo contigo en que los tristes son más originales pero salvo en contadas excepciones prefiero que las cosas acaben bien.

Excepciones como El gran carnaval o Million Dollar Baby merecen la pena.

ozi (juan) dijo...

Pues... me quedo con los finales felices! Creo :-S... Alguna vez salí diciendo (muchas veces...) "¡Qué me cambien el final!" "¡Esto no puede quedar así!".

A ver mañana que veo, querrán ver la Jungla de Cristal... de paso me como la costillas del Foster´s que hace mucho que no paso por allí.

Por cierto, el otro día vi "Hasta que el cura nos separe", para echarse unas risas, esta bien... unos disparates!! Me voy apuntar a "Reverendos del Mañana"... ja, ja, ja...

Manderly dijo...

Tawaki siempre me contaron muuuuuuchos cuentos. Nací rodeada de grandes contadores de cuentos, de esos que casi te hipnotizaban con sus voces. Cuentos de los de verdad y de los inventados quién sabe por quién y cuándo. Pero muchos, muchos.

Hay finales que aún pareciendo tristes, son los que mejor finales son. Seguro que alguna vez has visto/leído una historia de esas que acaban bien y... bueno, te gustó pero quizás estuvo un poco forzado ¿no? Y otras con un final más triste e inesperado que te impactaron más y que nunca olvidarás. Tu mencionas alguno de esos...

Juan, si yo también salí delcine así varias veces. Yo también quiero finales felices pero que sean finales felices de los buenos, no quiero porquerías.

Las pelis de 'La Jungla de Cristal' ya sabes como son... la primera me gustó mucho pero luego, lo de "más de lo mismo" y ame aburre.

También vi 'Hasta que el cura nos separe' y si, está bien para pasar un buen rato porque todos nos reímos de los tópicos.

OK, lo apunto. Cuando te licencies o diplomes o lo que sea en eso de "Reverendos del Mañana" me paso a verte para que me aconsejes sobre ese mundo de los matrimonios ¿vale? ja, ja, ja...