lunes, 21 de abril de 2008

Bette Davis: personal (II)

Cuando nació su hija B.D. en 1946, Bette estaba pletórica de felicidad. Decidió dejar el trabajo para dedicarse a la maternidad y tener una vida normal alejada de los platós, a pesar de las críticas de los productores.

Con el tiempo, siempre que le era posible Bette se llevaba a B.D. con ella a los rodajes. Su hija era su alegría.

Después del rodaje de ¿Qué fue de Baby Jane? [ver] en 1962, Bette, viajó con su hija a Inglaterra. B.D. tenía quince años cuando le dijo a su madre que quería casarse. En principio Bette pensó que sería algo pasajero pero al final, como buena perdedora que era, echó la casa por la ventana para que B.D. tuviera una bonita boda con Jeremy Hyman.

Al principio las visitas de la pareja eran frecuentes pero poco a poco se fueron distanciando de Bette. Sólo reaparecían cuando necesitaban dinero. Dinero que Bette no les negaba nunca a pesar de que ellos no se lo agradecían.

A mediados de los años 80, B.D. Hyman recibió una jugosa oferta para escribir un libro sobre su madre. El título del libro es El guardián de mi madre (My mothers’s keeper). En él hablaba cruelmente sobre su madre, contando acontecimientos íntimos de la estrella. Bette se sintió tremendamente herida y dolida. Fue un best-seller, y el hablar mal de su madre le proporcionó granes beneficios económicos. Pero su ambición no acabó ahí, también escribiría una segunda parte pero sin tanto éxito.

Desde entonces, madre e hija, no volverían a verse.

Nunca más volverían a verse.

5 comentarios:

PULGACROFT dijo...

Jolín que gusto de hija...encantadora ¿no?...

Lluviané dijo...

Como siempre las madres respondiento siempre a las necesidades de los hijos.

La respuesta, algunas veces es como esta que citas. Lamentable.

Curioso, que estamos comentando varías veces el libro "El Guardián entre el centeno" y ahora el título del libro (que no conocía)donde le debe dedicar alguna que "otra perla" a B. Davis, es El guardián de mi madre (My mothers’s keeper).

Se nos está haciendo pequeñita la red...ja..ja..

Saludos

Manderly dijo...

Pulgacroft, y eso que parece que las grandes estrellas de cine tienen grandes vidas fuera de la pantalla...

Lluviané, yo tampoco conozco este libro, ni me gustaría leerlo tampoco. Supongo que contará un montón de cosas que llamen la atención, sean más o menos ciertas, para atraer a los lectores, ups, perdón, a los compradores.

Yo paso de darle ni un duro de ganancia. Las cosas de casa, que se queden en casa.

Saludos.

lola dijo...

Hola, desconocía esta historia de la hija y el libro, entonces hizo igual que la hija de Joan Crawford, con su "Queridísima mamá", la verdad es que estas cosas a mi me ponen mal, porque pienso como tú que los trapos sucios se lavan en casa, sobre todo cuando ves que lo que mueve a esas personas es sólo el afán de ganar dinero. En cambio, mira como Yasmina, hija de Rita Hayworth, se hizo cargo de su madre cuando a ésta le diagnosticaron el alzheimer.

Tawaki dijo...

El dinero saca lo peor de cada uno y es muy triste que una hija te trate así, sobre todo si tú has hecho lo posible por que sea feliz.

Un abrazo.